<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8520592\x26blogName\x3dCr%C3%B3nicas+Madrile%C3%B1as\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dLIGHT\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://cronicasmadrilenas.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://cronicasmadrilenas.blogspot.com/\x26vt\x3d7275684005770372110', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
Crónicas Madrileñas

En Alpedrete desde Mondragón desde Vitoria-Gasteiz desde Araia desde Amurrio desde Higuera de la Sierra desde Las Palmas de Gran Canaria... Historietas variadas, tecnología, curiosidades,... Déjame tu opinión... - Perfil

Samu

 

sábado, enero 03, 2004

11:54 - V

Ya dejamos atrás el 2003… para mí un año repleto de cambios en situaciones que por largo tiempo creí fijas e inamovibles. Un año ilusionante por los pasos dados pero no exento de emoción e intriga. Un año de toma de contacto y enfrentamiento con la realidad inmobiliaria e hipotecaria en este país. E iniciamos el camino del 2004, donde únicamente me marco como objetivos alcanzar una aún mayor estabilidad personal y comenzar a acercarme al mercado laboral madrileño. Y para empezar, vuelvo hasta el 20 de enero a Terra Networks, a cubrir de nuevo las vacaciones del administrador titular del CPD.

Ya soy alpedreteño (o alpedretense)!! Y creo poder afirmarlo sin temor a equivocarme porque ya vivo ahí oficialmente, soy cliente habitual reconocido de un garito (“La parrilla de Carla”), tengo unos cuantos conocidos, he depositado varias bolsas de basura en los puntos adecuados,... ya solo me falta apuntarme al polideportivo municipal, a la biblioteca y completar el empadronamiento... y tengo el impreso correspondiente a falta de entregarlo en el ayuntamiento.

Este piso en Alpedrete es el primero que habito en propiedad... pero a decir verdad es el que hace el número... (espera un poco que lo piense)... el número 9º en la lista de viviendas que he habitado (sin contar, obviamente, los hoteles, pensiones y viviendas de familiares y amigos (excepto mis padres) ni el Colegio Mayor). Además Alpedrete es la 8ª población en la que habito tras Las Palmas, Vitoria, Higuera de la Sierra, Amurrio, Araia, Mondragón y Madrid. Y cada mudanza que recuerdo (las mías, no tengo en cuenta las conjuntas con el resto de la familia) he ido notando un progresivo aumento de los trastos, bártulos y diversos recuerdos acumulados. Ropas, libros, aparallaje informático diverso, revistas, apuntes, elementos decorativos, fotografías, CDs,... Además también he notado la curiosa tendencia de todos esos trastos a ocupar ingentes cantidades de espacio una vez que inicias la mudanza: nunca hay cajas suficientes, todo abulta muchísimo en la habitación de destino (al menos hasta que empiezas a guardar las cosas en los armarios...), no hay manera de hacerse una idea clara del número de maleteros de coche llenos que harán falta, cada vez hay que trasladar más peso. Y eso que hasta ahora no he tenido que trasladar muebles (excepto una mesa y una silla que utilizo con el ordenador hace ya unos años). Otra curiosa cuestión es la de la “fauna” de una habitación cuando queda totalmente desprovista de elementos: manteniendo una limpieza suficiente (limpieza periódica del polvo de las superficies, barrer y fregar suelo más de una vez por semana) al retirar todo el mobiliario pesado y los cables (esos tan cuidadosamente desordenados de la parte trasera de la mesa del ordenador) empiezan a aparecer pelusas con vida propia escondidas en los recodos más inaccesibles. Y son colonias de pelusas no visibles en el ecosistema intacto que al “deforestarlo” empiezan a corretear por el suelo huyendo de la escoba y el recogedor... Se ve que el ecosistema “habitación pequeña en piso de alquiler repleta de trastos y con ordenador lleno de cables” parece resultar muy beneficioso para su metabolismo.

Todo lo cual me hace concluir que ahora que además tengo diversos muebles y electrodomésticos, en la siguiente mudanza (cuando el piso actual sea totalmente nuestro allá por el 2038 y nos planteemos venderlo) lo mas importante será ofrecerlo amueblado... no quiero ni pensar en el esfuerzo de trasladar además de los recuerdos y cacharrería diversa acumulados en 35 años los muebles y electrodomésticos...

(Me había planteado cambiar el título por “Crónicas alpedreteñas (o alpedretenses)” pero mantendré el de “Crónicas madrileñas” en referencia a la provincia o comunidad autónoma debido a que supongo que muchas de las cosas que me / nos sucedan tendrán ese ámbito ;-))


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

© Samu 2005 - Powered by Blogger and Blogger Templates